En su sentencia de 10 de febrero de 2022, el Juzgado de Primera Instancia n.º 11 de Zaragoza ha condenado a Vodafone a indemnizar a un particular con 6.000 euros por el “daño producido a su intimidad, tranquilidad y descanso”, a razón de la oleada de llamadas comerciales que recibía.

En opinión de la Magistrada-Juez, la actividad comercial desplegada por Vodafone podría ser calificada ciertamente como “avasalladora y acosadora”.

El usuario afectado, que padece de cefaleas crónicas diarias que le obligan a medicarse, es reponedor en un supermercado de un centro comercial de Zaragoza y su jornada laboral se alarga desde las 06:00 horas hasta las 11:40 o bien hasta 14:30 por necesidades temporales.

A mediados del mes de agosto de 2020, ante la insistente reiteración de llamadas de Vodafone para que se suscribiese a su línea telefónica, el particular decidió efectuar dicha operación. Pese a ello, la portabilidad nunca llegó a ejecutarse.

«El afectado solicitó a Autocontrol, como asociación supervisora de asuntos publicitarios, que mediara para evitar males mayores».

El 12 de septiembre, vía email, el usuario solicitó a la operadora que cancelase sus datos a fin de que cesasen las llamadas telefónicas que interrumpían sus horas de descanso.

El actor padece de cefaleas crónicas diarias que le obligan a medicarse

Cuatro días después, el 16 de septiembre, Vodafone le contestó y se comprometió a suprimir sus datos que constaban en los ficheros. En cambio, ese mismo día, a las 21:08 horas, el actor recibió una nueva llamada de Vodafone…

Ver noticia completa en fuente original: https://www.economistjurist.es/actualidad-juridica/jurisprudencia/juez-pone-fin-a-las-llamadas-molestas-de-vodafone-6-000e-de-sancion/